CARTA ABIERTA: ARIEL BRACAMONTE RESPONDE ACUSACIONES

Punto de Quiebre trató de comunicarse con Ariel Bracamonte para que responda ante las graves acusaciones publicadas por los medios en los últimos días. Esto fue lo que nos contestó desde Estados Unidos.

Jueves, 02 de mayo del 2013

Durante las últimas semanas, una serie de reportajes “periodísticos” han empezado a circular por distintos medios. Entrevistas, notas informativas, reportajes y hasta opiniones acerca del caso de mi madre, asesinada en el año 2006, han vuelto a ser parte del día a día.

Un  programa emite su material y una docena lo rebota. Pero ninguno se pregunta lo siguiente: ¿Quién proporciona estas “nuevas” informaciones? ¿Quién graba audios de personas ajenas al caso realizando serias denuncias en mi contra? ¿Quién se encarga de proporcionar a diferentes medios el material que ellos, como si fuera primicia, difundirán con más sensacionalismo que objetividad?

La respuesta es obvia pero nadie lo señala: July Naters y otros personajes ligados al entorno de mi hermana.

¿Cuál es el objetivo?

Todo esto coincide con la proximidad de la decisión de la Corte Suprema. El 05 de Junio los magistrados de dicha corte decidirán si Eva Bracamonte, mi hermana, ratifica o no la sentencia emitida por la Sala Penal que llevó el caso.

No es la primera vez. Cuando la sala penal estaba próxima a emitir una sentencia, los medios se encargaron de saturar sus páginas y pantallas con historias que mostraban a mi hermana como una víctima de la justicia, una encarcelada sin pruebas o una posible suicida. Nada más distante a la realidad.

Es indignante cómo los medios deciden qué es justo y qué no basándose solo en lo que la parte acusada dice para defender una inocencia inexistente. No les importa hallar la verdad, tampoco investigan, solo exhiben testimonios sin mayor verificación de la verdad del contenido ni del interés real que estas fuentes pueden tener.

Al final, estos medios se convierten en simples peones de personajes siniestros que ven en ellos la oportunidad de conseguir una libertad no ganada en los tribunales con pruebas a su favor; muy por el contrario, una libertad ganada gracias a la presión de los medios sensacionalistas sobre magistrados.

¿Cometí actos de corrupción como se ha señalado? No. ¿Quién realizó esa denuncia? Dos personas que formaron parte de mi entorno hace varios años y que fueron grabadas por July Naters, defensora de Eva Bracamonte y amiga íntima, quien luego proporcionó el material a un canal de televisión. ¿Se presentó alguna prueba? Ninguna.

¿Julio Moscol estuvo en el lugar de los hechos el día en que mi madre fue cruelmente asesinada? No. ¿Quién sostiene lo contrario? July Naters y personas que nunca antes formaron parte del proceso. ¿Pruebas? Ninguna.

Y, por último, todos estos “especialistas” (psicólogos, especialistas en criminología, etc.) que el periodista Beto Ortiz presenta, son proporcionados por el entorno de mi hermana para difamar, engañar y crear dudas con el fin de alejar el foco de atención sobre mi hermana y apuntarlo a cualquier otro. ¿Quién les paga a estos sujetos? ¿Por qué, por lo general, aparecen en el set de televisión junto a la hermana de Liliana Castro o junto a esta misma? ¿Por qué los “psicólogos” no analizan el comportamiento de Eva Bracamonte y solo mi comportamiento? ¿Por qué Beto Ortiz presente semana a semana notas a favor de Eva Bracamonte y no se ha intentado tener mi testimonio?

El 05 de junio la Corte Suprema debe tomar una decisión. ¿Podrán estos reportajes armados a pedido hacer que dicha decisión sea en base a presión mediática o los magistrados permanecerán inmunes a ello y actuarán de manera correcta y responsable?

Tengo fe en que Dios los guiará por el buen camino, tengo aún fe de que la justicia tarda pero llega y que, al final, esta historia tendrá un fin del que todos podamos llegar a la siguiente conclusión: El Poder Judicial y demás entidades del Estado encargados de velar por la justicia no se mueven de acuerdo a los antojos de medios o de personas con dinero. Más bien, sus decisiones están basadas en una serie de investigaciones que obran en un expediente. Si es así, podré volver al país del que tuve que partir por temor a confirmar lo que muchos dicen: que en el Perú la justicia se compra.

Ariel Bracamonte Fefer

DNI 45831904

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s